Tomás Pascual Gómez-Cuétara, ayer.
Tomás Pascual Gómez-Cuétara, ayer. :: GABRIEL VILLAMIL

Premios CyL Emprende 2014

Tomás Pascual: «Cuando todo está difícil es mejor enfocarse en lo que sabes hacer bien»

JULIO G. CALZADA
28/03/2014
Tomás Pascual ofrece su experiencia al frente de la compañía familiar para superar los momentos de dificultades con ideas y planes innovadores
 
Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Calidad Pascual recorrió ayer en su intervención previa a los premios Castilla y León Emprende la historia de la compañía, fundada por su padre, Tomás Pascual, en los años sesenta del siglo pasado. Y lo hizo en un recorrido en el que no obvió las dificultades, los cambios, los fracasos y los abandonos a los que ve obligada una empresa en sus diferentes líneas de trabajo a lo largo de todos estos años.

Destacó Tomás Pascual el valor de ser una empresa familiar cien por cien española y cómo desde el primer momento, la calidad fue el sello con el que se firmaban las acciones de una empresa que en la actualidad cuenta con una plantilla de 2.600 empleados a los que se suman otros cuatrocientos ganaderos que aportan sus productos lacteos. Recorrió así la historia de Pascual desde su nacimiento y crecimiento hasta los años ochenta, que definió como de rápido crecimiento y cómo en la siguiente década llegó el momento de la diversificación con las líneas de envasado de agua, de zumos o yogures de larga duración. El comienzo del siglo XXI trajo consigo cambios más rápidos, la firma del protocolo familiar «el momento en el que nuestro padre confíó en la familia como sucesores del negocio», destacó Tomás Pascual.

El proceso entre los años 2003 y 2006 estuvo marcado «por una época de dinero abundante, nos financiamos mucho, y crecimos mucho». Pero llego un momento en el que a pesar de una inversión de 600 millones, «teníamos muchas fábricas, pero vendíamos menos». Y coincidió esto con la llegada de la crisis. «Y decidimos enfocarnos en las marcas donde somos líderes», resumió.

El proceso resultó complicado, con una caída de la facturación de 130 millones, pero mejoramos resultados porque dejamos de dispersar esfuerzos y nos concentramos en las marcas y también en una distribución de productos que nos permite distribuir productos de terceros», explicó.

Donde no llega la luz

Usó un mapa nocturno del mundo para explicar dónde ha decidido instalarse Calidad Pascual en el siglo XXI. «Nos planteamos irnos a los lugares que no están iluminados en este mapa -resaltaban en él las luces de Europa y América del Norte-, a las zonas donde se empieza a crear una clase media y no vamos solos, si no con aliados, como en Venezuela o Filipinas», explicó.

Los planes estratégicos también les han llevado a la venta de algunas plantas, como la de Palma del Río a una empresa turca, una iniciativa que tiene por fin estabilizar la deuda. «Nos aliamos con gente que sabe más que nosotros», insistió. El objetivo final, es conseguir una empresa, Calidad Pascual, con el negocio enfocado hacia las marcas de éxito, a la calidad, al liderazgo, la internacionalización, la innovación y la estabilización de la deuda. Acabó con un vídeo donde Tomás Pascual padre recordaba los valores fundamentales del proyecto: constancia, tenacidad, disciplina y calidad.
Patrocina

Colabora

VACOLBA

Organiza

Suplemento CyL Emprende
Suplemento especial 2017:
Suplemento especial 2017

Suplemento especial 2016:


Suplemento especial 2015:
Suplemento Especial: VI Edición Castilla y León Emprende
Galerías de fotos