Daniel de la Fuente, Agustín Arribas, Telesforo Francisco Angulo López, Ramón Valenciano y María Isabel Álvarez, a a su llegada al hotel Novotel de Valladolid.
Daniel de la Fuente, Agustín Arribas, Telesforo Francisco Angulo López, Ramón Valenciano y María Isabel Álvarez, a a su llegada al hotel Novotel de Valladolid. :: A. Quintero

Desayunos empresariales

Empresas que abren y cierran la cadena

Julio G. Calzada
14/05/2012
El tratamiento y la regeneración de residuos facilitan una nueva área de negocio en la región. El cuidado del medio ambiente produce ingresos y reduce costes en la actividad industrial
 
Hay residuos industriales que se convierten en todo un éxito. Pueden preguntárselo a los industriales que a comienzos del siglo XX lograron la extracción de la cafeína, un alcaloide que por esa época comenzó a ser muy utilizado tanto en la industria alimentaria para fabricar refrescos de cola como en la farmacéutica. El residuo, el café sin cafeína, logró con el tiempo ser uno más de los productos habituales en la hostelería y en el hogar. Nada se pierde. Algo parecido ocurrió recientemente con una empresa de zumos de naranja. Una empresa consultora le ayudó a darle valor a los residuos, en este caso la cáscara de naranja. Y lo hicieron: Hoy la empresa tiene filiales que se dedican a la fabricación de dulces basados en la cáscara, desde cáscara bañada en chocolate hasta naranja caramelizada. Un éxito que ha hecho que la firma original prácticamente se haya centrado más en lo que antes era un problema que en la producción original.

Los residuos industriales pueden ser por tanto otra fuente de ingresos para la empresa, lo han demostrado muchos emprendedores, pero cuando no hay más valor en la cadena, quizá otra compañía aún sea capaz de tratarlos y encontrarles alguna utilidad o, en último extremo, quizá tenga capacidad para eliminarlos o hacerlos inertes.

Los Desayunos Empresariales que organiza El Norte de Castilla con la agencia Comunicación Profesional han pulsado en esta ocasión la actividad de las empresas encargadas de conservar el medio ambiente y cuya actividad se centra en el tratamiento y la valorización de los productos inútiles para las industrias tras las transformación de las materias primas.

Invitados en los salones del hotel Novotel El Palero, de Valladolid, acudieron a la cita Telesforo Francisco Angulo Gómez, gerente de Hierros Foro; Daniel de la Fuente, director general de Trasan; Ramón Valenciano, responsable de la unidad de negocio de residuos de Indureco, del grupo Hera; Agustín Arribas, director de la fábrica de papel y cartón de Europac en Dueñas (Palencia) y María Isabel Álvarez Campos, directora de la Asociación de Empresas de Castilla y León de Medio Ambiente (Caslema).

Tanto Trasan como Indureco son firmas gestoras de residuos tanto peligrosos, como no peligrosos y sanitarios, mientras que Hierros Foro está especializada en la recuperación de materiales metálicos y Europac produce papel y cartón exclusivamente a partir de papel reciclado.

Los orígenes

¿Qué le lleva al emprendedor a introducirse en un sector en el que las exigencias por la necesidad de cuidar el medio ambiente son mayores que en otras actividades económicas y empresariales?

«Las empresas de gestión de residuos se crearon aprovechando una oportunidad de mercado, la de la gestión de los residuos sanitarios», explica Daniel de la Fuente. Eso fue el resultado de la aprobación de una nueva normativa de tratamiento de residuos. « Ahora es dificultoso y tenemos algún proyecto parado porque hemos decidido instalarnos en el pueblo que a alguien no le ha parecido más indicado cuando, en un principio, está todo en base a la ley y está todo correcto», añade el director de Trasan.

María Isabel Álvarez interviene para precisar: «Hablamos de empresas medio ambientales y lo trascendente es la necesidad de las empresas productoras de gestionar lo que generamos, no solo las industrias, todos los ciudadanos. Se generan una cantidad de residuos a nivel industrial y doméstico que son necesarias este tipo de empresas y de instalaciones para proteger al medio ambiente. Ese es el punto de partida», aclara.

Valenciano Bilbao recuerda los inicios. «Esto ha evolucionado y las empresas han cambiado mucho, no ha nivel tecnológico, donde no hemos mejorado, pero es un nicho de mercado en el que nos hemos movido con comodidad» admite. Todo ha cambiado con la crisis:  «Hay más gestores y menos residuos y con la crisis lo que he notado es una laxitud por parte de la Administración en cuanto al cumplimiento de la normativa», resume.

Las que cumplen y las que no

¿Y en qué condiciones trabaja entonces una empresa cumplidora de todas las normativas?

-Pues en condiciones complicadas, afirma Valenciano.
Primeras críticas. Álvarez critica la burocracia que califica de absurdas «Se han marchado inversiones millonarias de esta comunidad cuando en otras, en seis meses están trabajando», afirma. «Los empresarios no pueden estar a expensas de que la administración no sea más ágil. Las empresas de gestión de residuos son un foco de atracción para otras empresas», argumenta. «Es importante que existan plantas e industrias que recuperen el papel, los metales, los neumáticos y que gestionen bien sus residuos peligrosos.
Si no tenemos instalaciones difícilmente van a venir nuevas inversiones. ¡Y existen empresas más conflictivas en su producción que una de gestión de residuos!, porque las medidas de seguridad de las instalaciones medioambientales son tremendas», añade la directora de Caslema.

-Es que la palabra peligrosos alarma, sugiere el moderador.

-¿Y si no se gestionaran dónde acabarían?, ¿en los vertederos?, ¿al borde de las carreteras? El término no debería ser el de peligrosos, si no el de residuos controlados. (Todos asienten)

Necesidades de la empresa

«Es mejor que sean tratados por empresas especializadas a que acaben en cualquier sitio», tercia Agustín Barrios. «En Europac solemos definirnos como un vertedero de lujo. Damos valor en Dueñas a  250.000 toneladas por año de papel reciclado», explica el directivo. «En nuestro proceso productivo no generamos residuos, pero vienen con la materia prima, que llega mezclada con plásticos, metales, maderas... Hablamos de 25.000 toneladas de residuos a las que debemos dar una solución. Algunas tienen posibilidad de darles valor, como plásticos o metales, pero otras van al depósito y nos convendría que esos depósitos fueran próximos, que no haya que mandarlos a doscientos kilómetros de distancia», comenta Agustín Barrios.

Otro problema del sector, la contestación social.  «Si se anuncia la instalación  primero te encuentras con los trámites burocráticos y luego una contestación social importante a pesar de que hables de pirólisis, de plasma. Al final hay problemas para la instalación aún pudiendo ser viables. Lo que pedimos es que el residuo no estrangule a las empresas», agrega Arribas.

Competidores

-¿Se desperdicia la situación geográfica estratégica?, María Isabel Álvarez cree que sí y que comunidades vecinas, «por ejemplo el País Vasco, en cuanto se entera de que aquí se va a poner en marcha una instalación estratégica puntera, hace lo posible porque no se desarrolle», asegura.

Y luego está el intrusismo. Lo cuenta el director de Hierros Foro «Aparecen empresas piratas que te hacen la competencia y generan mala fama y mala fama  por la forma que tienen de trabajar», dice.

-¿Y cual es el beneficio para las empresas que cumplen la normativa? «Recurres a la administración y te dicen que  como los piratas no están autorizados, pues no les pueden retirar la autorización. Somos empresas limpias, porque mantenemos al resto de las empresas limpias. Deberían vernos como amigos. Desde la Administración y desde la calle nos ven muchas veces como sospechosos de algo. Cuando alguien va a montar una planta de gestión de residuos no se va a contaminar, y eso es lo primero de lo que se habla», afirma Angulo.  

-¡Y eso que estáis dentro del sector de residuos no peligrosos o incluso subproductos, que no tenéis tanto problema como los que trabajamos con los residuos peligrosos, que somos el patito feo de todos», cuenta Daniel de la Fuente.

Proyectos paralizados

Desde Caslema ponen sobre la mesa otra situación complicada, la falta de licencias de instalación, en algún casos tras una sentencia judicial que la retira.

-¡Pero  no es responsabilidad de la Administración!, dice Valenciano.

-Sí, si los responsabilidad -insiste Álvarez- porque quien presenta el proceso, que es Ecologistas en Acción, está financiada con dinero público. Y que una asociación con dinero público pueda contratar despachos de abogados para parar instalaciones industriales que el empresario, con dinero de su bolsillo tiene que defender y tras varios años se suspende el plan de residuos de la Junta y se la condena en costas y las 18 empresas de la comunidad quedan en el punto de mira de la comunidad.

-Nosotros hemos invertido 2,5 millones de euros en una instalación que ahora está paralizada, admite Ramón Valenciano y salen más penas.

-Llevamos cinco años pendientes de una licencia. Porque el poder que tiene el alcalde de una localidad de cien habitantes contra el sueldo de veinte familias es alucinante. La Administración ve todo esto y no ayuda y debería tener una potestad en este sentido.

-Una supramunicipalidad para determinados casos -propone el gerente de Indureco-.

Rebajar los costes

Y la  conclusión, hacen falta más instalaciones. «No puede haber una única planta en Zamora, se necesitan varias en la comunidad para que las empresas productoras rebajen sus costes de transporte», razona la representante de la asociación de empresas y ofrece una última motivación de la necesidad de ampliar las plantas de reciclaje: «Los residuos son materias primas, y cuando aquí se recoge el 25% o el 50% de un residuo, luego no se recicla en Castilla y León, se llevan al País Vasco o a Cataluña, que es donde se obtiene el beneficio.
Patrocina

Colabora

VACOLBA

Organiza

Suplemento CyL Emprende
Suplemento especial 2017:
Suplemento especial 2017

Suplemento especial 2016:


Suplemento especial 2015:
Suplemento Especial: VI Edición Castilla y León Emprende
Galerías de fotos